Menstruación

cabecera-menstruacion-mapelsa

La menstruación

El ciclo menstrual es habitualmente de unos 28 días, pero se considera normal que dure entre 21 y 35 días. La menstruación es la parte del ciclo menstrual en la que se produce el sangrado y suele durar entre 3 y 7 días. La cantidad de flujo menstrual que se pierde por período varía muchísimo de mujer a mujer, pudiendo ir de tan sólo 9 g a más de 350 g. La cantidad media, sin embargo, es de unos 70-80 g, lo que equivale aproximada-mente al volumen de una taza de té.

La cantidad de flujo también varía de un día a otro, siendo mayor al comienzo del período que al final. De hecho, el 90% del fluido se emite durante los primeros 3 días de la mens-truación.

Socialmente, la menstruación todavía es la etapa del ciclo hormonal femenino más despreciada, se llega a tratar como si fuera una indisposición o enfermedad transitoria; sin embargo, cada día hay más personas que desean enfocar el proceso desde una concepción integral y entender los cambios del cuerpo femenino como un vínculo a la naturaleza, una oportu-nidad al conocimiento del propio funcionamiento psíquico, físico y emocional.

Si aprendemos a conocer, escuchar y respetar el ritmo de los ciclos naturales  lograremos vivir en armonía,  salud y equili-brio;  si en cambio forzamos el cuerpo y la mente a obviar su propia naturaleza, generaremos malestar y enfermedades. De hecho, muchos trastornos menstruales sin causa aparente obedecen al ritmo acelerado de la vida actual, lo que común-mente llamamos estrés.

En términos generales, la mujer sufre estrés porque no ha aprendido a ser ella misma. El rol de la mujer en nuestra sociedad occidental nos impulsa a negar el sentido más profundo de la feminidad, a favor de patrones sociales de comportamiento, apariencia y participación en el trabajo o familia que priman valores exteriores (“vivir hacia fuera”, vivir en función de tu pareja, de tu familia, de tu empleo…), relegando a segundo plano nuestros ricos procesos interiores: físicos, emocionales y mentales. Olvidando que justamente ahí es donde reside todo nuestro potencial creativo.

Los Procesos Fisiológicos del Ciclo Menstrual

El ciclo menstrual puede dividirse en cuatro fases:

  1. 1
    La fase menstrual: En esta etapa la matriz se desprende de su revestimiento.

    La menstruación supone el final de un ciclo y el inicio de otro nuevo. El primer día del sangrado es el “día uno “. Si no se produce la concepción e implantación del óvulo entre los diez y dieciséis días posteriores a la ovulación, el cuerpo deja de prepararse para un eventual embarazo. El revestimiento de la matriz se colapsa y se expulsa mediante la pérdida de sangre.

    La menstruación fue siempre malmirada y eso se advierte en expresiones como:

    estar con la maldición”, “estar indispuesta” o “estar de mala luna”.

    Frases como estas nos hablan de enfermedad y no realmente de salud, cuando la menstruación es la generadora de la vida. En el rechazo que se siente ante la menstruación hay implícito el rechazo de nuestra feminidad. El tabú que rodea a la menstruación favorece en muchas mujeres la falta de autoconfianza y autoaceptación.

    Lo ideal sería aceptar este período que se repite cíclicamente mes a mes y aprender a transitarlo aprovechando la energía que despierta, más que padecerlo. Lo normal es que durante la menstruación la mujer sea más consciente de su cuerpo, que se vuelva más introspectiva y aproveche ese momento para un mayor contacto consigo misma, debería ser un período de reflexión y meditación.

    La hipersensibilidad (agudización de los sentidos) debe ser aprovechada para tomar más conciencia de los colores, los sonidos, los sabores y otras sensaciones.

    Es un buen momento para desarrollar la creatividad. El pensamiento positivo ayuda a amar más nuestro cuerpo y sus funciones, ayuda a crear una mejor imagen de nosotras mismas.

    En el pasado, los curanderos utilizaban la menstruación como fuente de inspiración, ya que las visiones y profecías se presentaban con mayor claridad. Las mujeres controlaban la agricultura gracias a la observación de la luna y sus ciclos.

    El sangrado permite entrar en contacto con un estrato más profundo de la vida interna, sueños, deseos, intuiciones etc. Los síntomas físicos y emocionales que suelen presentarse representan un conflicto entre el consciente y el inconsciente. Desde el punto de vista espiritual la menstruación es considerada como “el símbolo de la unidad”. Al igual que los ciclos de la luna y las plantas, la menstruación representa la regeneración de la vida.

  2. 2
    La fase preovulatoria: Durante esta fase los folículos ováricos maduran.

    Esta es una etapa muy activa, el cuerpo se prepara para la ovulación, es un momento en el cual nos encaramos hacia proyectos nuevos.

    Si prestamos atención a nuestro cuerpo seremos capaces de notar cuándo comienza la ovulación, proceso que puede manifestarse de maneras muy diferentes dependiendo de cada mujer. Pueden notarse cambios en el flujo cervical, aumento del deseo sexual, leves punzadas en el área pélvica, etc.

  3. 3
    La fase ovulatoria: En este momento el ovario desprende un óvulo maduro.

    El ciclo menstrual tiene dos polos culminantes: la ovulación y la menstruación.

    Desde la ovulación hasta el momento del sangrado, se manifiesta el punto máximo de la sexualidad y esto permite acceder a toda la energía creativa, y dirigir todas las energías hacia el interior. Al acabar la menstruación, es decir, el sangrado, nos dirigimos con fuerzas renovadas hacia la actividad exterior, de nuevo hacia la ovulación. Si tomamos conciencia de las energías que se mueven en todo el ciclo, la transición de un estado a otro será mucho más fácil. El solo hecho de conocer nuestros ciclos y las emociones que despiertan, aligerará nuestra vida.

  4. 4
    La fase premenstrual: Durante estos días bajan los niveles de estrógenos y progesterona.

    Cuando la mujer no ha prestado atención a sus necesidades las emociones reprimidas no tienen un lenguaje adecuado para expresarse y se manifiestan en el cuerpo en forma de enfermedad y/o afectan lo anímico y emocional, favoreciendo la irritabilidad, la hipersensibilidad e incluso la propensión a los accidentes.

    En las condiciones explicadas, en la fase premenstrual la mujer se puede sentir deprimida, tensa, hinchada e incómoda. Se puede presentar dolor de espalda o en los pechos durante los días anteriores al sangrado. Estos y otros síntomas forman parte de lo que comúnmente conocemos como el Síndrome Premenstrual (SPM).

    La palabra “síndrome” refiere al conjunto de síntomas característicos de una enfermedad, evidentemente, tratar los signos que pueden aparecer en los días anteriores a la regla como si fueran una enfermedad, estigmatiza y medicaliza un proceso que debería ser aceptado como natural.  El SPM debería ser tratado desde un enfoque integral.

    Ocurre a menudo que el deseo sexual aumenta durante la fase premenstrual, como también que haya rechazo a las relaciones sexuales durante ese momento.

    El aumento de la energía sexual no se ciñe a algo físico, implica el deseo de una intimidad más profunda y trascendental. Hay una sexualidad iniciática que llega a su cumbre durante esta fase, donde la pasión y la creatividad están en su punto culminante.

    De todos modos, cada mujer es un ser único e individual y lo que sintiere en ese momento debería ser respetado.

La medicina convencional (desde un enfoque masculino) tiende a sobrevalorar la fase “reproductiva” del ciclo (la ovulación) y suele ver a la mujer fundamentalmente como criadora, despreciando así la faceta menstrual.

Menstruacion-Sindrome Premenstrual-mapelsa
Menstruacion Procesos Fisiologicos-mapelsa

Remedios naturales o alternativos para las menstruaciones dolorosas

Colocar una bolsa de agua caliente en la zona del abdomen o bien aplicar hojas de repollo blanco previamente aplanadas y sobre éstas una almohadilla eléctrica o paños calientes.
Aromaterapia: manzanilla, salvia, ciprés, enebro, limón y romero.
Infusiones de manzanilla y valeriana, tanto en infusión como en comprimidos de extracto.
Recuerda que los consejos de salud son eso, consejos. Consulta con tu médico o terapeuta.

Síndrome Premenstrual (SPM)

Unos días antes de la menstruación aumenta el estrógeno, y afecta a los neurotransmisores que son mensajeros químicos. Esto favorece el aumento de la adrenalina y la Noradrenalina, produciéndose un aumento de la ansiedad y la irritabilidad. Disminuye la serotonina y la dopamina.

“El período es el símbolo de un cuerpo sano que está en sintonía con la Madre Naturaleza.”

Recomendaciones

El SPM se alivia muchísimo con una dieta natural y con masajes de aceite de prímula.

Menorragia o Periodos Excesivos

No es muy sencillo decir qué cantidad de sangre es normal que baje. Se debe tener presente si se empapan las compresas grandes, si se manchan las sábanas por la noche o la ropa.

Los períodos excesivos pueden responder a desequilibrios hormonales, al uso de los DIU, a la existencia de fibromas o pólipos, la endometriosis, o a la obesidad.

Las pérdidas excesivas sin causas aparentes se denominan “hemorragias uterinas por disfunción” y suelen ir acompañadas de ciclos sin ovulación. Ocurren generalmente en las primeras etapas de la menstruación o a partir de los 35 años.

Descartada la posibilidad de un problema serio de salud, los períodos excesivos pueden deberse a falta de hierro, zinc, vitamina B y especialmente a la B6 y A.

Consejos de salud

Es importante ingerir alimentos ricos en hierro así como verduras de hojas verdes.
Aromaterapia: son buenos los masajes con aceites esenciales de geranio, ciprés y rosa.
menstruacion Menorragia-mapelsa
menstruacion-Menopausia-mapelsa

La Menopausia

Menopausia significa el fin de los períodos menstruales. Puede darse desde antes de los cuarenta años (menopausia prematura) o tan tarde como a los sesenta. Lo considerado normal es a partir de los cincuenta años.

La menopausia es una etapa normal de la vida. Es el final de un ciclo que comenzó en los albores de la juventud. Lo que ocurre es que se ha hablado y creado tanta fantasía a su alrededor que la ha convertido casi en una enfermedad, en un padecimiento. Todo en la vida tiene un principio y un fin, la menopausia es el fin de un ciclo y puede ocasionar ciertos inconvenientes por los cambios hormonales que se dan en el organismo, pero la mayoría tienen más que ver con la parte emocional, más que con la fisiológica. Esto no significa negar su existencia, simplemente es aceptarla y transitarla como tal permitiéndose vivirla y no padeciéndola.

Los cambios hormonales previos a la menopausia pueden producir hinchazón en el cuerpo por retención de líquido. Se producen a veces olvidos, sensación de torpeza, inmensa necesidad de comer cosas dulces y “ricas”. Es frecuente sentir tristeza, depresión, irritabilidad e hipersensibilidad. Seguramente una óptica diferente y una educación desde pequeñas que permita aceptar los cambios físicos, y por ende psíquicos, como etapas normales de la vida, evitarían tan amplia gama de síntomas.

El cambio hormonal propio de la menopausia puede producir sequedad vaginal, que torna más dolorosas las relaciones sexuales, excesos de calor, sudoración nocturna, piel seca, calambres, venas varicosas, senos sensibles y doloridos, dolores en las articulaciones, ansiedad, depresión y osteoporosis.

Remedios naturales o alternativos

La soja tiene un efecto equilibrador del sistema hormonal. Una alimentación rica en soja, sobretodo en productos fermentados como el tofu o en extractos secos de soja, aporta fitohormonas naturales e isoflavonas.
Tomar infusiones de espino blanco, ortiga o salvia.
Incluir levadura de cerveza virgen en la dieta.
El Boro es un oligoelemento que ayuda a retener el calcio y el magnesio e incrementa los niveles de estrógeno. Se encuentra en manzanas, peras, tomates, ciruelas secas, pasas de uva y dátiles.
menstruacions-mujer-luna-mapelsa

La mujer, la Luna y sus ciclos

El ciclo menstrual estándar dura unos 28 días, aunque en realidad el 30% de las mujeres los tiene “largos”, otro 30% los tiene “cortos” y en un 10% son “irregulares” o “variables”. El ritmo de 28 días clásico es un ritmo similar al de las fases lunares, que se manifiestan 13 veces al año (28días x 13= 364días = 1 año aprox).

Esto dio rápidamente la idea de que el ciclo menstrual estaba asociado directamente con el ciclo lunar (creencia que ha llegado hasta nuestros días), y por esta supuesta relación con el astro de la noche se denominaron “lunas” a las menstruaciones.

menstruacion-ciclos-luna-mapelsa

Ciclos de la luna

Desde la más remota antigüedad la actividad humana reconoce el influjo de la luna. ¿Podemos en nuestros días aprovechar esta antigua sabiduría?

Actualmente sabemos que las lunas llena y menguante influyen tanto en el crecimiento de las plantas como en el estado de salud. A mediados de mes, el organismo humano se comporta como un pequeño océano, ya que el 70 o el 80 por ciento del mismo está compuesto por agua (en las mujeres el porcentaje es todavía mayor). Llega el momento de luna llena, y se produce una sucesión de mareas matutinas y nocturnas en nuestro cuerpo.

El ejemplo más obvio de los efectos causados por los cambios periódicos de la luna, es la menstruación de las mujeres. La experiencia muestra que si la menstruación llega a mediados de mes, luna creciente, será más abundante, y al contrario si sucede en luna menguante, en el período de marea descendente.

Según la medicina tradicional china, la circulación de la sangre y de la energía vital guarda una estrecha relación con los periodos lunares. Por esto resulta preciso regular y estimular el flujo de la energía vital y de la sangre antes y después de la menstruación.

Nueva

Luna negra, relacionada con el arquetipo de la sabia, de la bruja. Es una etapa de profunda transformación interior, de oscuridad en la que se generan todas las formas de la existencia.
Es un momento pasivo, de introspección, cuando las energías físicas están al mínimo, pero se activan todas las psíquicas.

Es un momento perfecto para desprenderse de lo viejo e inservible, y para sentir, para estar en silencio y percibir la energía de todo lo que nos rodea, para dejar la acción y estar receptivos…

Cuando la luna empieza a crecer llega el mejor momento para emprender cualquier idea, proyecto o deseo que haya surgido de este estado de interiorización, llega la época para sembrar. Esta etapa contiene el impulso para la fase posterior de crecimiento.

Creciente

La luz crece. Está asociada con el arquetipo de la virgen, la que esta receptiva a cualquier experiencia nueva, con énfasis y alegría. Aquí empiezan a manifestarse las energías que hemos recibido en la etapa de la bruja. Es un tiempo de acción física y social, para ponernos en movimiento.

Ahora la energía es radiante, mundana, y extrovertida. La semilla que plantamos ha brotado.

Llena

La luna es un espejo, refleja toda la luz del Sol, es el momento de plenitud de florecimiento, el tiempo de los frutos.

Esta fase la asociamos al arquetipo de la madre, la que nutre y sustenta todas las formas de vida.
La energía está en su máximo esplendor. Si en este momento estamos equilibrados podemos percibir las energías más sutiles y elevadas, captar las relaciones con los demás de una forma sencilla, humana y plena…En esta etapa aumenta nuestra sensibilidad.

Menguante

Es el momento de recoger los frutos, de evaluar lo que sembramos consciente e inconscientemente.
Fase asociada al arquetipo de la doncella. La que puede experimentar toda la energía sexual sin miedo, libremente.

Entre la luna llena y la luna nueva, el cuerpo tiende a eliminar las toxinas, optimizando los efectos de una dieta depurativa.

El ciclo lunar se cierra, y en esta etapa comenzamos a dirigir de nuevo toda la energía hacia nuestro interior. Es hora de purificar, de relajarnos, centrarnos, y compartir aquello que hemos aprendido, y conectar con nuestros deseos para volver a sembrar.

28días
13veces al año
4fases lunares

¿Cómo y dónde anotarlas?

Utiliza un calendario de 12 meses, como el que puedes tener en tu agenda o descárgatelo e imprime el de tu derecha. Debes tenerlo a mano para que no te de pereza llevar el registro ni olvides datos importantes.

Si deseas saber cómo es tu ciclo y poder calcular aproximadamente cuándo volverá, puedes usar el cuadro del calendario.

Marca el primer día de menstruación abundante de cada ciclo. Únelos con una línea. Mirando de izquierda a derecha, una línea recta horizontal indica un ciclo de 28 días Una línea recta ascendente, indica un ciclo más corto y una línea recta descendente indica un ciclo más largo.  Si la línea no es más o menos recta, tu ciclo es variable.

calendari-lunar-mapelsa

Calendario lunar 2016

Te ayudará a llevar cuentas/notas de tu ciclo menstrual. Imprímelo, dóblalo por el medio y luego otra vez más y ¡listo!, ya tienes tu calendario para llevarlo contigo donde sea.

menstruacion-como-donde-anotarlas-mapelsa